MAESTRA EDITH SEGUIRÁ SEMBRANDO AMOR Y CONOCIMIENTO EN LA UNIVERSIDAD MODELO

MAESTRA EDITH SEGUIRÁ SEMBRANDO AMOR Y CONOCIMIENTO EN LA UNIVERSIDAD MODELO 

 

El canto de los pájaros también acompaña a la comunidad modelista de Chetumal al plantar una jacaranda en memoria de la maestra Edith Leonor Soberanis Arjona. 

Gustavo González López 

El canto de los pájaros también acompaña a la comunidad modelista de Chetumal al plantar una jacaranda en memoria de la maestra Edith Leonor Soberanis Arjona. 

Son las 9:36 de este martes y educandos, alumnas, maestros, maestras, de preparatoria y de licenciatura, personal administrativo, de intendencia, jardineros, y autoridades encabezadas por la directora María Teresa Urzaiz, se arremolinan alrededor de una jacaranda que espera, paciente, ser cobijada por la Madre Tierra al igual que la docente de la Universidad Modelo, Campus Chetumal, que falleció el domingo pasado. 

Su repentina muerte acaecida en Guadalajara, apenas hace tres días, sorprendió a toda la comunidad universitaria quien el mismo lunes, sus integrantes ya portaban moños negros en su vestimenta en señal de luto.  

Nueve minutos después ya hay cerca de 200 personas en el espacio verde que hay entre lo que será la cafetería y los salones de la planta baja. Escuchan con atención las palabras del alumno de la carrera de Cirujano Dentista, Carlos, quien a nombre de todos sus compañeros y compañeras, con la voz entrecortada por las lágrimas, logra decir que: 

“Existen momentos en nuestra vida que, en muchas ocasiones, no entendemos el por qué pasan; y por más que buscamos y queremos una respuesta, no encontramos alguna”. 

Con un nudo en la garganta, añade que  hay “Momentos para hablar, momentos para callar, momentos para abrazar, momentos para abstenerse de abrazar, momentos para orar, momentos para llorar, momentos para vivir y momentos para recordar. 

“Éste es uno de ellos en el que todos nosotros pudimos ver y conocer a nuestra maestra: hoy, nuestra Universidad…siente la ausencia y, a la vez, la presencia de una gran persona que formó a varias generaciones de distintas carreras. 

“Maestra Edith: nos quedamos con grandes recuerdos y experiencias que siempre llevaremos en mente y corazón. Sabemos que usted siempre deseaba lo mejor para muchos en cada una de sus clases, y lo demostraba en los pasillos de la escuela interesándose y preguntando ´¿cómo van en la carrera?, ¿cuánto falta para salir?´” 

Acto seguido, tanto el orador, como la directora, plantan la jacaranda “para cobijarnos con su sombra y esté siempre fresca la memoria de la maestra Edith”. 

9:54. Toma la palabra Esther Castillo Ávila. Con la cara compungida, su llanto apenas le permite leer la poesía “Aunque no te puedo ver”. 

“No queremos sufrir más pensando que te fuiste de aquella forma tan inesperada. Tratamos de hacernos a la idea de que sólo te fuiste de viaje y que donde te encuentras estás muy feliz. Ahora que hemos aceptado que ya nunca más podrás estar físicamente con nosotros, quiero que sepas que siempre te recordaremos como la efusiva y amable maestra que fuiste. ¡Siempre maestra, siempre amiga, siempre hermana, siempre Edith!” 

Dos minutos después, la voz de la directora María Teresa Urzaiz se escucha en toda la escuela. Aprieta con fuerza las rosas rosas que lleva entre sus manos al recordar lo amorosa e inteligente que fue la docente Edith. Las lágrimas y la emoción le ganan y pide disculpas por no poder continuar.  

A las 10 de la mañana, el ruido de los aplausos cimbra pasillos, salones, el domo e instalaciones deportivas y los amplios jardines de la institución en memoria de la profesora Edith Leonor Soberanis Arjona…y los pájaros siguen cantando. 

 

Free Joomla Lightbox Gallery